Radiofrecuencia Facial

¿Qué es la Radiofrecuencia Facial?

Es el tratamiento de rejuvenecimiento facial mas solicitado que no requiere cirugía ni pinchazos. Funciona mediante una ondas electromagnéticas que ayuda a tensar la piel. Esas ondas, elevan la temperatura de los tejidos por lo que el paciente nota simplemente calor en la zona. Ese calor despierta y estimula a los fibroblastos, que son las células encargadas de producir colágeno, por lo que su finalidad es aumentar las fibras de colágeno en los tejidos. Por otro lado, el calor también provoca una vasodilatación, que conlleva a un mejor metabolismo celular y una mejor oxigenación de los tejidos. Por ello, la paciente puede notar una piel mas suave, tersa y a medida que se van realizando sesiones también aumenta la tensión e hidratación de la piel. La cantidad de sesiones varia según la paciente y los resultados que se quieran adquirir, pero se recomienda un mínimo de 6 sesiones (1/semana) y los resultados comienzan a ser visibles a partir de la segunda sesión. Las zonas en las que se podría realizar este tratamiento son la cara, el cuello y el escote.

Se realiza una visita gratuita y sin compromiso para realizar la evaluación del paciente y resolución de dudas.

La cita del tratamiento tiene una duración de 30 minutos o de 60 minutos (depende de las zonas a realizar) y consta de  siguientes pasos:

  • Empezamos desmaquillando la piel con el jabón facial para trabajar sobre el rostro limpio.
  • Secamos la piel y extendemos el aceite o la crema radiofrecuencia, para facilitar el deslizado y proteger la piel.
  • Configuramos los parámetros del equipo dependiendo de la zona a trabajar y colocamos la placa de retorno.
  • Cogemos el cabezal y trabajamos con movimientos circulares, ascendentes, lentos y uniformes repetidamente hasta finalizar el tiempo de tratamiento.
  • Aplicamos una mascarilla calmante y esperamos unos minutos hasta que haga efecto.
  • Luego retiramos la mascarilla y finalizamos con un suave masaje con una crema hidratante.

Después del tratamiento, podrás notar una ligera rojez en la zona que irá desapareciendo en las primeras horas. Puedes reincorporarte a tu vida diaria inmediatamente intentando evitar una exposición solar durante el día del tratamiento.

  • Embarazo y lactancia.
  • Neoplasias
  • Personas con tendencia a psoriasis, dermatitis o enfermedades cutáneas.
  • Personas con marcapasos o prótesis metálicos.
  • Haberse realizado en la zona un tratamiento de botox o acido hialurónico hace menos de un mes
  • Enfermedades neuromusculares.
SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies